Salario Básico Universal. Urgente, necesario y posible.

Por Coti San Pedro – Frente Patria Grande

La pobreza es un problema estructural del sistema capitalista, y hoy en el “mercado formal” no hay lugar para todxs. Casi la mitad de la población es expulsada del mismo y trabaja en condiciones precarias. Si el Estado no interviene con políticas de seguridad social, esta situacón se va a perpetuar produciendo aún mas pobreza.

El SBU una política de emergencia que puede empezar a reparar algunos de los efectos de esta desigualdad. Fundamentalmente por dos razones: 1. hablamos de salario porque esto implica reconocer que que 7,5 millones de personas que lo cobrarían ya realizan un trabajo por el cual no perciben un ingreso fijo. 2. Esta política permitiría sacar de la indigencia a los 2,5 millones de argentinxs, es decir, a quienes no les alcanza ni siquiera para acceder a la canasta básica alimentaria. Y por último, pero fundamental, avanza en dar un piso mínimo de dignidad a lxs históricamente vulneradxs. 

A su vez, el planteo del Salario Básico Universal busca reconocer un sector social completamente invisibilizado en el mundo del trabajo,  que hacen tareas que son claves para la reproducción de la vida. El movimiento feminista viene acumulando, politizando, articulando hace tiempo la discusión sobre la remuneración del trabajo de cuidados, de un pago que retribuya la cada vez más extensa cantidad de tareas gratuitas e imprescindibles y, al mismo tiempo, alertando sobre la necesidad de expansión de politicas públicas que aseguren la resdistrubución de estas tareas.

  1. Reconoce económicamente a las mujeres lesbianas travestis y trans que no pueden acceder al mercado de trabajo formal y realizan trabajos que son invisibilizados 
  2. beneficia específicamente a las compañeras a cargo de tareas de cuidado tanto dentro del hogar como de los cuidados colectivos, de quienes están a cargo de merenderos, ollas populares, etc. Las mujeres pasan más de 7hs trabajando del hogar, y esa tarea no esta remunerada, lo cual tambien afecta 
  3. Es una política que permite la independencia económica para salir de las situaciones de violencia. 

La discusión por el salario básico universal debe estar acompañada por los debates en torno a la democratización de los cuidados, y la necesidad de que el Estado tenga un rol protagónico en el mismo.

La aplicación del SBU representa menos de 1% del PBI -teniendo en cuenta la absorción de otros programas existentes y el retorno fiscal que provoca la inyeccion de recursos que se vuelcan al consumo,- y puede ser fiscalmente neutro, es decir, no necesariamente implica el aumento del déficit fiscal y por lo tanto tampoco generación de mayor de emisión monetaria ni aumentos de la deuda pública.

La reasignación de los subsidios energéticos, el aumento de retenciones al complejo agroexportador, la implementación del proyecto de renta inesperada, la recuperación de activos provenientes de la evasión y el contrabando son sólo algunas de las posibilidades para aumentar la recaudación y poder financiar el SBU. 

¿Qué pasa en Córdoba?

Esta política permitiría el mejoramiento de las condiciones de vida de  miles de cordobeses. Sólo en el gran Córdoba, hay 636mil personas por debajo de la línea de la pobreza, es decir el 40,4% de la población. Tenemos uno de los índices de pobreza más altos de nuestro país, ni que hablar de que es una de las provincias más desiguales. Casi 120 mil cordobeses son indigentes, es decir, el 7,5% de la población. 20 años de gobierno cordobesista y de políticas de promoción del empleo precarizadoras no han dado respuesta ni solución a esta problemática. La situación es crítica, y se va a seguir agravando si no hay voluntad política para transformarla. El salario básico universal tiene que ser sólo el comienzo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Cómo puedo ayudarte?