La mala información expone a los cordobeses a riesgos mayores

Por Oscar Atienza | Médico cirujano, Doctor en Medicina y Cirugía

La situación sanitaria de Córdoba desde hace tiempo está en descontrol, el gobierno no toma medidas que tiendan a gestionar la pandemia y eso sin lugar a dudas complica el día a día de los cordobeses, durante toda la pandemia la ausencia de información confiable ha expuesto a los ciudadanos a un riesgo adicional que no permite toma de decisiones con información confiable.
Hemos denunciado ante los medios esta falta de información, cuando la provincia en sus informes diarios nos muestra la tasa de ocupación de camas de terapias intensivas solo muestra la ocupada por pacientes COVID, pero no nos dice si el resto de las camas están ocupadas, la lectura inmediata es que el resto está libre y no es así, sino que allí están las patologías habituales de la comunidad, las cirugías de urgencias, los accidentes de tránsito y los pacientes crónicos que necesitan de atención compleja.
Hoy nos enfrentamos a un colapso del sistema sanitario, el agregar camas no soluciona de fondo la situación, solo es un paliativo por algunos días, el gobierno decidió agregar más camas de UTI completando unas 400 camas de un total de 850 que piensa agregar, camas que se ocupan a diario a razón de 50 por día, quizás más, lo que significa que en pocos días quizás no más de 2 semanas estas camas estén ocupadas y el problema del colapso seguirá.
Hoy 1400 Cordobeses están internados en UTI sobre un total de 5400 de todo el país, lo que significa casi un cuarto del total nacional son cordobeses en terapia intensiva, es decir que en Córdoba existe un alto riesgo de llegar a una terapia intensiva, mayor que en cualquier otra provincia.
Nada se dice sobre la presencialidad escolar, que es la gran productora de casos, están dispuestos a sostenerla aun cuando ya tenemos evidencia internacional y local sobre esta variable, seguimos arriesgando la salud de todos y todas por razones políticas, hasta el 23 de marzo en la Argentina tuvimos 140.000 menores de 18 años infectados por COVID, desde esa fecha al día de hoy tenemos 300.000 es decir que en dos meses tuvimos 160.000 casos un poco más que la cantidad de todo el año pasado, como conclusión la presencialidad no es segura.
Debemos tomar en serio la salud de los cordobeses y comenzar a gestionar las medidas necesarias para frenar el incremento de casos, no se trata de agregar camas de UTI, sino de evitar que la gente se enferme de lo que no debe enfermarse ni muera de lo que no debe morir.
Creo que los datos aportados por la provincia siempre fueron confusos, no ayudan a la toma de conciencia social y hoy la mayor parte del país piensa que en Córdoba tenemos disponibilidad de camas cuando es la primera provincia en caer en el colapso sanitario.
La salud primero.

1 comentario en “La mala información expone a los cordobeses a riesgos mayores”

  1. Al
    gobierno de Córdoba no le interesa la salud de su gente le interesa que la Sra Vigo sea senadora tampoco le. Interesa la ,seguridad ciudadano tiene un ministro de seguridad ciudadana que no le importa ni cuando los matan en un asaltos domiciliario o en la
    Enla vía pública, justicia no tenemos, disculpen pero es lo que la gente dice

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?