Los efectos del cambio en la matriz productiva en Córdoba

Por OTES (Observatorio de Trabajo, Economía y Sociedad)

Tal como desarrollamos en nuestros informes, en el último decenio se viene produciendo una modificación paulatina en la matriz productiva de la provincia. Mientras que, a comienzo de siglo, la dinámica productiva y de empleo era liderada por la expansión industrial, a lo largo de la segunda década se evidencia un declive del sector industrial y el protagonismo se traslada hacia el sector agropecuario.
Si bien la irrupción de la pandemia del Covid-19 a principios de año afectó fuertemente a la actividad económica a nivel general, ella no es excusa para las tendencias que venimos observando desde hace por los menos unos 7 años. Por el contrario, exacerbó las consecuencias del modelo económico vigente.

La industria retrocede
En primer lugar, y al ver las tendencias hacia fin de año, en 2020 cumpliremos 3 años seguidos de caída en la actividad económica, situación que no ocurría desde que estalló la crisis de la Convertibilidad en 2001. A su vez, con un producto bruto local estancado desde hace unos 5 años.
Por otro lado, nos encontramos con que la Industria Manufacturera, otrora sector más grande de la economía cordobesa en 2013 viene en caída hasta representar actualmente el 3er sector después de la Agricultura, ganadería, caza y silvicultura, y en 2do lugar el Comercio.
En este sentido podemos observar dos cuestiones. Esta caída en el sector industrial responde a varias cuestiones como por ejemplo la falta de apoyo estatal, así como la debilitada demanda de la economía brasilera de los productos industriales locales que significaban una gran fuente de exportaciones. Por otro lado, el sector agrícola se vio fuertemente impulsado por las exportaciones de productos primarios que en 2019 llegan a ocupar el primer lugar por sobre Manufacturas y productos Agroindustriales, situación inédita por cierto desde 1993, producto de un contexto internacional que refuerza la tendencia sobre todo por la demanda de la economía china
Este cambio de enfoque productivo tiene implicancias directas sobre el trabajo. El sector agropecuario, enmarcado en las prácticas del agronegocio actual, no tiene la misma capacidad de generación de empleo que ofrece la industria. Tomando los datos de 2018 (último registro estadístico) se observa que la actividad agropecuaria explica el 17% de la producción provincial y sólo participa del 5% del empleo, mientras que la industria es responsable del 15% del producto y participa del 20% del empleo

Al mirar los números del empleo en el sector privado desde 2016, observamos una pérdida total de 17.000 empleos registrados cuya mayor proporción, unos 12.000, corresponden a la industria. De estos números, la caída en el sector industrial tiene que ver con la industria automotriz. Así, la Industria Manufacturera que era el sector que más trabajo generaba, pierde lugar frente al Comercio.
Otro dato a tener en cuenta es el nivel de salario por rama de actividad. La industria manufacturera es uno de los sectores con remuneraciones más altas. Por lo que, a la caída neta de empleos, se le suma un cambio en la composición del empleo en Córdoba: a grandes rasgos, se pierden empleos en actividades mejor remuneradas y aumenta en las menos remuneradas.

Donde estamos y hacia dónde vamos.
Con el 2020 terminando y rumbo a la tercera década de este siglo, nos encontramos con una reconfiguración de la matriz productiva provincial en la que el sector agrícola toma mayor preponderancia por sobre el sector industrial. Entre sus consecuencias nos encontramos con una estructura social resquebrajada, con altos niveles de informalidad y desempleo, y con salarios en caída. Tal es así que hay un salto en los niveles de desocupación de un 8,36% en el segundo trimestre de 2010 a un 19,13% en el segundo trimestre de 2020 (superior a la media nacional de 13%), mientras que los niveles de pobreza e indigencia en el primer semestre de 2020 llegan al 40,7% y 8,1% respectivamente en el Gran Córdoba.
Este ascenso en la dependencia del sector agropecuario responde a problemas económicos estructurales de Córdoba y Argentina, así como a políticas deliberadas de las diferentes administraciones. En Córdoba los gobiernos de De La Sota y Schiaretti han implementado diferentes políticas para beneficiar al sector agropecuario en detrimento de los otros, lo que además genera un foco de conflictividad importante dada la concentración y las formas en el uso de la tierra que estos sectores generan.
Frente a este escenario son varios los interrogantes que se plantean. ¿Qué se nos viene para adelante? ¿Qué reclamos tomarán formas de políticas públicas? ¿Qué hará el gobierno de la provincia, los sindicatos y cámaras empresariales? Nada de esto está claro pero sí es evidente que la situación económica es realmente complicada en la provincia y llegó el momento de tomar medidas de fondo.

1 comentario en “Los efectos del cambio en la matriz productiva en Córdoba”

  1. Pingback: Observatorio de Trabajo, Economía y Sociedad - OTES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Cómo puedo ayudarte?