Entre vacas y vacunas

Por Alicia Clérico | Vice presidenta del Psol Córdoba | Vice presidenta de la Coopi

En vísperas de la fecha patria del 25 de mayo, acontece lo necesario y oportuno. El Gobierno Nacional muestra el cartel de “PARE”.
Por un lado, mediante un DNU con consenso con los gobernadores provinciales, decreta un confinamiento por 9 días con medidas orientadas a detener la alarmante segunda ola de contagios de covid, impedir la saturación del sistema de salud y, así, garantizar la atención de los ciudadanos que la requieran. Claro que era necesario, las medidas anteriores en busca de frenar la cadena de contagios no habían dado los resultados esperados. Las reuniones sociales, las fiestas clandestinas, el relajamiento en aplicar las medidas preventivas (uso de barbijo, distanciamiento, ventilación de ambientes) no tuvieron el rigor que debían de tener. El transporte no cumplió con las expectativas. La educación se debatía entre la virtualidad y la presencialidad y no afinaba sintonía si el problema presencial garantiza en demasía los “no contagios” porque la movilización para la concurrencia de los alumnos a la escuela es parte del problema.
Mientras tanto se avanza con el Plan de vacunación que con la inminente llegada de millones de vacunas hacia fin de mes se podría alcanzar a más población vacunada.
Vacunas y en casa, asistencia social a los sectores más castigados y la búsqueda de frenar el incremento en los precios de los productos de la canasta alimentaria sería el objetivo a cumplir. Si bien se trata de maniobras espurias de algunos grupos formadores de precios, entre ellos el precio de la carne. Entonces, aparece la vaca y la necesidad del otro “PARE” a las exportaciones por 30 días, algo para revisar profundamente, pues, exportamos a China de tal manera que aumenta la producción y como consecuencia esos precios internacionales inciden en el precio del consumo interno. Mientras que la lógica diría que a mayor producción y demanda de exportación deberían disminuir los precios de la demanda del consumo interno. entonces, algo anda mal (la subfacturación, la evasión y otros ingredientes) hacen que el beneficio de algunos conspire en desventaja de muchos.
En los próximos días empezaremos a ver los resultados que desde mi punto de vista y desde un análisis llano y cotidiano, aspiro a que estos resultados vayan en línea al camino trazado, el de hacer todo el esfuerzo con medidas contundentes para poner a Argentina de pie.

3 comentarios en “Entre vacas y vacunas”

  1. Muy bueno el artículo. Muy feliz de ser parte de el gran colectivo social que con su participación como fiscales en cada acto electoral y como militantes del Frente apoyamos al gobierno nacional. Orgullosa de contar con un gobernador como Axel Kiciloff en la pcia. de Buenos Aires y de acción social fantástica que con su equipo llevan a cabo mediante la vacunación en todo el país o gran parte de él por medio del Tren vacunatorio, su equipamiento y profesionales de la salud que participan en esta gira verdaderamente patriótica!

  2. Me gusta la forma y el fondo, estimada Alicia.
    Como dices, la presencialidad escolar moviliza unas 15 millones de personas.
    Igual pienso que 9 días es poco dadas las condiciones actuales …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?