El movimiento obrero es la base del crecimiento y desarrollo

Por Gabriel Suárez | Secretario General de la CGT Rodríguez Peña | Secretario General del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba

La pandemia ha dejado al descubierto las verdaderas intenciones de los gobiernos provincial y municipal y la cuarentena ha resultado un aliado a la hora de hacer el ajuste.
Luz y Fuerza de Córdoba venía advirtiendo antes de la pandemia, el camino de conflictividad tomado por el gobierno con los sectores del trabajo que históricamente jamás han renunciado a sus convicciones de defender los intereses de clase. Pero la intención de debilitar a estos gremios, es parte de una estrategia para hegemonizar el poder y accionar sin resistencias, porque el gobierno tiene el drama existencial que es la situación cercana al quebranto económico de la Provincia. El ajuste entonces se convierte en un medio para tratar de resolver el endeudamiento en dólares. En los últimos cuatro años, la deuda generada representa el 75% de la deuda histórica de Córdoba, es decir, por cada dólar que se debía se tomaron tres más.
A esta situación se le ha sumado la crisis de la emergencia sanitaria, que ha obligado lamentablemente al cierre de muchos comercios y de PyMES con la consecuente pérdida de puestos de trabajo. La estructura del trabajo y la rueda productiva han quedado resentidas, pero gracias a la intervención de un Estado que está presente, encabezado por el presidente Alberto Fernández junto a la vicepresidente Cristina de Kirchner, se está morigerando las dificultades con el aporte de fondos a todas las provincias.
Indudablemente que en Córdoba esto ha sido aprovechado por los sectores gobernantes que han atacado las conquistas laborales. Específicamente Luz y Fuerza viene resistiendo desde 2018 la intención de avanzar sobre el Convenio Colectivo de Trabajo y debilitar la estructura sindical para poder someter nuestra voluntad, con el propósito de privatizar a EPEC que como empresa estatal e integrada brinda un servicio de calidad, a pesar de todas las complicaciones estacional y del momento que se vive por la pandemia.
Este ajuste también se extendió al sistema previsional solidario de reparto de la Provincia, donde se modificó la ley para reducir jubilaciones y pensiones. En lugar de dialogar con los trabajadores, han querido engañar a la sociedad argumentando que los responsables del supuesto tremendo déficit de la Caja es por los altos haberes, cuando en realidad los únicos responsables son quienes implementaron políticas que han desfinanciado a la Caja con los retiros voluntarios, las jubilaciones anticipadas, etc.
Hoy los trabajadores municipales, de UTA y los del SURRBaC, están padeciendo las misma embestida que vienen enfrentando los trabajadores de Luz y Fuerza. Es una actitud muy preocupante que el intendente aprovechara la pandemia para hacer aprobar una ordenanza y reducir el 30% del salario de los municipales, mientras estaban discutiendo cómo poner nuevamente en funcionamiento la Municipalidad de Córdoba que gracias a sus trabajadores brinda servicios esenciales para la ciudad.
El ajuste es el mecanismo para eliminar conquistas sindicales, eliminar puestos de trabajo y recortar salarios y jubilaciones en Córdoba. El mecanismo de defensa de los trabajadores es la resistencia; estas políticas se combaten con una unidad en serio, defendiendo en forma irrestricta los derechos. Pero lo único que queremos los trabajadores es colaborar, pero si no nos convocan al diálogo no es posible hacer propuestas para salir adelante en conjunto.
Por eso el gobierno no debe olvidarse, que el Movimiento Obrero es la base fundamental de crecimiento y desarrollo de la Provincia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Cómo puedo ayudarte?