24 de Marzo: FMI, democracia, FMI

Por Julián Moreno | Presidente de APYME (Asamblea de Pequeñas y Medianas Empresas)

Esta semana conmemoramos 45 años del inicio del golpe militar más sangriento, genocida y cobarde de nuestra historia, donde se inició la nueva etapa neoliberal que condicionó el desarrollo de nuestro país. Las condiciones que llevaron al golpe, eran varias, pero una muy importante era detener el incipiente desarrollo productivo de un país que no debía ser.

Durante el gobierno de María Estela Martínez de Perón, se solicitó asistencia al FMI, la cual fue sistemáticamente negada. A los 15 días de asumir el gobierno, el FMI entregó a la dictadura militar el mayor préstamo otorgado por ese organismo hasta ese entonces (150 MM USD) cuando todavía no había sido reconocido como gobierno, por ningún país del mundo. El resto de la historia es conocida, con un gobierno que generaba publicidades en contra de la industria nacional e incentivando las importaciones de productos terminados.
La democracia, el poder del pueblo, tuvo pocos momentos, en estos 37 años ya, donde el timón de la economía pudo manejarse sin subordinaciones. Quizás sólo en esos momentos la democracia se sintió plena. El pago al FMI realizado por el gobierno de Néstor Kirchner en 2005, marcó el inicio de un gobierno donde el desafío del desarrollo era el nuevo protagonista. La estructura económica de nuestro país, los insumos difundidos en manos de monopolios que en muchos casos son multinacionales, las limitaciones internacionales al comercio de productos elaborados, el deteriorado sistema de ciencia y técnica que junto al sistema educativo nacional fueron siempre blanco de ajustes, etc, condicionaron (y lo siguen haciendo) dicho camino, y luego de años de crecimiento sostenido, la restricción externa nos vuelve a generar un fuerte freno. Esa restricción externa que aparece por las condiciones estructurales no resueltas, y que los acreedores se esfuerzan en mantener, exigiendo ajustes para continuar evitando el desarrollo, nos impone volver a caer en su trampa.
Los intereses geopolíticos presentes en éstas exigencias demandadas por los acreedores, encuentran en las élites nacionales socios dispuestos a ejercer el poder, ahora ya democráticamente, pero indispensablemente, ayudados por el sistema mediático (en manos de corporaciones muy poderosas) el sistema judicial (el único poder de la república, que casualmente no es democrático) y ahora se suma, el manejo de las redes. Con éstos socios, los mismos intereses que llevaron a la dictadura militar a ejercer el poder del estado en 1976, llevaron al poder a Mauricio Macri en 2015, quien cumplió con creces el papel esperado, generando un verdadero industricidio y condicionando el desarrollo del país por muchos años. Duplicó la deuda externa de nuestro país y tomó, casualmente, el préstamo más importante de la historia del FMI (USD 57.100 MM). El cambio de gobierno pudo evitar la continuidad de desembolsos y el crédito quedó en USD 45.000 MM. El gobierno neoliberal en Argentina, duró sólo 4 años. En la región, parece darse situaciones similares (Ecuador, Bolivia) pero la democracia real, no se obtendrá hasta tanto nos liberemos de los créditos tomados al FMI y por ende, de los condicionantes al desarrollo que éstos imponen. Los recursos genuinos generados por nuestra economía, que debieran orientarse para el desarrollo de nuestra sociedad, son aspirados por el sistema financiero internacional en formato de pagos de capital e intereses y la exigencia demandada por dicho sistema para evitar sobretasas, es principalmente el máximo ajuste que nuestra sociedad pueda soportar.
Los acuerdos que gobiernos neoliberales, dictatoriales o democráticos, realizan con el FMI, son los verdaderos grilletes que impiden una verdadera democracia. Su paso fugaz por el gobierno, no implica que recuperemos el poder para el pueblo. La mejor restricción que podemos generar a éstos “condicionadores seriales” de nuestro desarrollo, es evitar el neoliberalismo en nuestro país. Nunca Más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?